Aunque muchas veces solemos usar las palabras “préstamo” y “crédito” como sinónimos, lo cierto es que no son lo mismo. De hecho, tienen notorios rasgos que los diferencian, por ejemplo, la tasa de interés y la complejidad para acceder a cada uno de ellos. Aquí te contamos cuál es la diferencia entre un préstamo y un crédito. 

Similitudes entre préstamos y créditos

similitudes entre préstamos y créditos

Si algo tienen en común los préstamos y créditos es que ambos son servicios ofrecidos por los bancos y que pueden ser otorgados tanto a personas naturales como empresas. Ambos servicios pueden considerarse como opciones de financiamiento que se solicitan para cubrir una necesidad económica, por ejemplo: hacer una compra, pagar los estudios, financiar un viaje, etc. 

Diferencias entre préstamos y créditos

Ahora que hemos conocido cuáles son las similitudes entre ambos servicios financieros, pasemos a descubrir las diferencias, para ello hay que definir cada uno: 

¿Qué es un préstamo?

qué es un préstamo

En un préstamo, un cliente le pide a una entidad financiera que le preste una cantidad de dinero. La cantidad, así como las condiciones del préstamo (intereses, cantidad de la cuota mensual, tiempo de pago, etc.) quedan fijadas en un contrato. Una vez firmado el contrato, el banco le otorga al cliente el total del dinero solicitado, ya sea en efectivo o a su cuenta bancaria. 

¿Qué es un crédito? 

qué es un crédito

Por otro lado, están los créditos. Mediante este servicio financiero el banco (u otra entidad financiera) le otorga al cliente una línea de crédito de la que podrá disponer con el uso de una tarjeta de crédito o una cuenta. Es decisión del cliente disponer del total de la línea de crédito que ofrece el banco o solo una parte de esta según sus necesidades. 

Luego de haber conocido la definición de cada servicio, estas son las diferencias entre ambos:

  • En el préstamo se dispone del total del dinero desde el inicio por lo que los intereses son cobrados sobre el monto total. En el caso del crédito, solo se te cobrarán intereses según la cantidad de dinero que uses de tu línea disponible. 
  • Tanto los créditos como los préstamos tienen un plazo de pago; no obstante, cuando terminas de pagar un préstamo y necesitas otro, tienes que volver a solicitarlo al banco, para lo cual debes pasar por un proceso de evaluación; en el caso de los créditos, tras pagar tu deuda, tu línea de crédito se renueva automáticamente, incluso pueden ampliarse. 
  • El interés de los préstamos es menor que el de los créditos (si hablamos en términos de tasa). 
  • El pago de las mensualidades de un préstamo es fijo, mientras que el del crédito varía según el consumo del cliente. 

Ahora que conoces las diferencias entre créditos y préstamos evalúa bien cuál necesitas realmente para financiar tus próximas adquisiciones o proyectos. Te aconsejamos, además, comparar las diferentes ofertas financieras para que puedas decidirte por aquella que te ofrezca mejores beneficios, por ejemplo, una menor tasa de interés. Y si acaso ya has sacado un préstamo o crédito y te interesa liquidarlo en un solo pago, con mejores condiciones, te recomendamos Pool, el servicio de alDía que se encarga de negociar tu deuda de forma masiva, contáctanos para que nuestros asesoren evalúen tu caso y puedan decirte si Pool es el servicio que necesitas.  

Entrada anterior
¿Qué es Mi Junta y cómo ayuda a mi salud financiera?
Entrada siguiente
¿Cuánto tiempo es el castigo de Infocorp?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú