Nuestros buenos hábitos nos ayudan a ser mejores personas, profesionales y también individuos con una buena salud financiera. Y es que, respecto a esto último, si no tuviéramos buenos hábitos financieros, nuestra economía no sería estable, siempre andaríamos con deudas que no podríamos pagar y nuestros ingresos serían menores que nuestros egresos. 

Aquí te contamos cómo cultivar buenos hábitos que te ayuden a tener finanzas saludables. 

Conoce tu economía para saber a dónde va tu dinero

conoce tu economía

El buen hábito de hacer un presupuesto personal te ayudará a saber cuánto dinero ganas y en qué lo gastas. Lo aconsejable es hacer un presupuesto anual que te permita identificar los gastos necesarios por mes, de esa manera podrás conocer cuánto dinero necesitas realmente para pagar tus responsabilidades y cuánto puedes destinar a tus ahorros. 

Los presupuestos también te ayudan a identificar los gastos innecesarios, por ejemplo, el servicio de cable que realmente no usas, el teléfono fijo al que nadie llama (o desde el que no llamas), etc. 

No lo gastes todo, ahorra

no lo gastes todo

Nadie sabe lo que puede pasar mañana, por ejemplo, podrías quedar desempleado, enfermar, etc. Y si esto pasara es importante que cuentes con un fondo de ahorros del que puedas disponer para no caer en préstamos o créditos que no sepas si puedes pagar después. ¿Estás ahorrando para el mañana? Lo ideal es tener el hábito de ahorrar siquiera el 10% de tus ingresos mensuales y contar con un fondo de ahorros que te permita solventar los gastos esenciales de los próximos seis meses (en caso te quedarás sin ingresos). 

Comunica tus metas financieras a tu familia

comunica tus metas financieras

Si eres el sustento de tu familia o compartes gastos con ellos, no dudes en hablarles acerca de tus metas financieras. Esto ayudará a que todos pongan de su parte para ahorrar en casa en pro de ayudarte a llegar a tu objetivo. El diálogo también alentará a que los demás cultiven buenos hábitos que les permitan mejorar su salud financiera. 

No uses dinero que no tienes

no uses el dinero que no tienes

Vive de acuerdo con tus ingresos y nunca permitas que tus egresos superen el dinero que ganas cada mes. En ese sentido, evita aquellas compras o gastos que no te sumen realmente; por ejemplo, esas compras impulsivas en las tiendas. Antes de comprar algo pregúntate si realmente lo necesitas y evita adquirirlo al crédito ya que no sólo comprarás algo innecesario, sino que también pagarás intereses por ello. 

Ahora que conoces cómo estos buenos hábitos pueden ayudarte con tus finanzas, es momento de ponerlos en práctica. Además, no dudes en compartirlos con quienes amas para que juntos puedan disfrutar pronto de plenitud financiera. 

A los buenos hábitos anteriores podemos sumar el no tener compromisos sin pagar con entidades financieras. Si acaso aún tienes un pago pendiente, ya sea atrasado o castigado, ¡contáctanos! En alDía contamos con el programa Mi Junta gracias al cual podemos agrupar a personas con el mismo problema que tú con el fin de que creen un fondo de ahorro individual colectivo y obtengan así mejores condiciones para la pronta liquidación de sus deudas.

Entrada anterior
¿Cuándo una persona es excluida del sistema financiero?
Entrada siguiente
¿Qué es Mi Junta y cómo ayuda a mi salud financiera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú